Seguinos

Novedades

¿Qué es ácido hialurónico y cómo se emplea en Estética Médica?



Uno de los tratamientos más demandados en Medicina Estética por ser un procedimiento mínimamente invasivo y con excelentes resultados sin necesidad de pasar por el quirófano.

El ácido hialurónico es un componente que se encuentra presente en el cuerpo humano, es decir es un componente habitual de la dermis que se genera de manera natural en el cuerpo; tiene la propiedad de retener gran cantidad de agua, favoreciendo así la hidratación de la piel.

Con el proceso de envejecimiento aumenta la relación entre su degradación y reposición, por lo que a mayores edades, la concentración del mismo va disminuyendo de manera progresiva.

En Dermoestética, su uso contrarresta el efecto del envejecimiento en la piel, en particular la formación de arrugas, reemplazando el volumen de líquido perdido; además incrementa la producción de colágeno y afecta la morfología de los fibroblastos.

El efecto tensor, afirmante y de hidratación profunda comienza a percibirse días después de su colocación.

Tipos de ácido hialurónico

Hay diferencias tipos de ácido hialurónico, entre ellos encontramos los “no reticulados” o “amorfo” que es exclusivo para la hidratación de la piel, mientras que el resto tendrá una reticulación mayor o menor.

Esta propiedad determina la dureza o resistencia a la tracción, y la maleabilidad o deformabilidad del producto. Así utilizaremos un producto duro si queremos dar soporte a estructuras que se van descolgando y lo colocaremos en planos muy profundos anatómicos; o se emplearán productos maleables si nuestro objetivo es generar volumen en la zona de los labios, por ejemplo.

Existe otra clasificación correspondiente a los ácidos hialurónicos como faciales o corporales que permitirán la redefinición del óvalo facial y el tratamiento de las siguientes zonas en el rostro:

-relleno de labios y de ojeras

-soporte de pómulo

-alisar arrugas de la frente

-surco nasogeniano

-arrugas finas alrededor de la boca

-patas de gallo

-cicatrices atróficas, entre otros.

¿Cómo se aplica?

La aplicación del ácido hialurónico se lleva a cabo por medio de inyecciones o infiltraciones en la piel y siempre debe ser realizada por un profesional matriculado. Es un procedimiento rápido y no suele considerarse doloroso, si bien los pacientes normalmente pueden sentir ciertas molestias durante la técnica de inyección.

Los resultados pueden notarse inmediatamente tras la aplicación y son muy naturales.

Debido a que es un material reabsorbible, sus resultados pueden variar entre seis meses y un año. El margen de duración es amplio ya que depende de distintos factores. Algunos de los más importantes son:

  • La densidad del producto empleado
  • La zona de aplicación
  • El ritmo del metabolismo de degradación del paciente

Otros artículos