Seguinos

Novedades

CAÍDA DE CABELLO EN ÉPOCA DE COVID-19



Los cuadros infecciosos que acarrea el Coronarivus también pueden desencadenar síntomas en la piel y empeorar el cuadro de alopecia

La Sociedad Brasileña de Dermatología ha realizado diversos estudios que demuestran que los cuadros de infecciones pueden desencadenar la alopecia areata: caída de cabello abrupta en áreas focales del cuero cabelludo dada generalmente por causas post infecciosas, enfermedades autoinmunes, inflamación o incluso traumas físicos.

Afortunadamente, después de tratar la infección el cabello siempre puede crecer de nuevo aunque haya pérdida total. Esto ocurre porque la enfermedad no destruye los folículos pilosos, sino que sólo los mantiene inactivos por la inflamación.

En general el tratamiento se realiza con la suplementación de vitaminas, minerales, micronutrientes y especialmente complementos para la tiroides, o el suministro de estradiol en mujeres que lo necesitan para corregir estas deficiencias y así frenar la caída del cabello.

El tratamiento sólo puede ser prescripto por un profesional, tras la realización de una evaluación clínica con posibles indicaciones de exámenes complementarios.

Como prevención, los pacientes deben tener un aporte más grande de Vitaminas D, C y zinc; además de reforzar las medidas de cuidado personal como dormir bien, controlar el estrés , ansiedad con prácticas de regulación y auto conocimiento, alimentación rica en vitaminas y minerales.

Por último, podemos recomendar ingerir algunos té como artemisa , melissa y hierba dulce ayudan al sistema inmune para evitar la caída del cabello.


Otros artículos