Seguinos

Novedades

“Las obras sociales deberían replantearse la cobertura de las pantallas solares”



Entrevista a  nuestra Vicedirectora de Dermo Estética e integrante del Servicio de Dermatología del Hospital Nacional de Clínicas, Dra. Laura Forni sobre las estadísticas del cáncer de piel en Córdoba y el país

Nos llena de orgullo como equipo de trabajo compartir esta nota realizada a la Dra. Laura Forni recientemente publicada por la plataforma de noticias NOTIFY, sobre las últimas estadísticas de la Sociedad Argentina de Dermatología que indican un diagnóstico anual a nivel nacional de más de 1.400 nuevos casos de cáncer de piel,  mientras que en ese lapso murieron por esa patología 574 personas.

A continuación, difundimos la transcripción exacta del audio del reportaje producido por Radio Gamba y en la plataforma multimedia anteriormente mencionada.

“El cáncer de piel es uno de los tipos de cáncer más frecuentes que posee el hombre y en algunos países ocupa el primer lugar respecto a su frecuencia. Hemos visto que la incidencia se ha ido incrementando en las últimas décadas, y es muy importante que también el médico general tenga una idea de lo que implica esta patología para que pueda referirnos a los pacientes para que podamos realizar un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado.

El riesgo de un sujeto para desarrollar este tipo de cáncer va a depender mucho de los factores constitucionales y ambientales, dentro de los primeros es muy importante la historia familiar del sujeto como así también si posee un cabello claro o rojo; la tonalidad de su piel, si tiene muchos lunares, la sensibilidad que presenta a la exposición solar, entre otros.

¿Cuáles serían los signos más habituales para poder detectar el cáncer de piel? En general, uno puede observar en la piel manchitas planas, rosadas o rojizas que sean ásperas al tacto; que cada vez se vayan poniendo más rugosas o escamosas, sobre todo en áreas expuestas como pueden ser la cara, el dorso de las manos, labio inferior y orejas.

Otro síntomas pueden ser la aparición de bultos en la piel que aparezcan en forma sostenida a lo largo del tiempo, lastimaduras que no cicatricen a pesar de realizarse un tratamiento correcto. Heridas sangrantes, costrosas, sin alguna lesión previa o que no hayan recibido algún traumatismo en la zona.

Por ejemplo, un lunar que cambie de coloración, cuyos bordes se vuelvan irregulares, asimétricos o que crezcan paulatinamente y que sean de un tamaño mayor a 6 milímetros que es lo que nosotros, los dermatólogos conocemos como el ABCDE. También deberemos tener en cuenta lunares que de repente empiezan a picar o que estén inflamados.

¿Cuáles serían las recomendaciones para prevenir este tipo de patología?

1 – Evitar exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas.
2 – Usar habitualmente cremas con un factor de protección solar mayor a 30, eso lo indicará el dermatólogo dependiendo del tipo de piel que posean.
3 – Usar filtro tanto para radiación UVA como UVB y no olvidar su aplicación cada vez que uno realiza deportes o alguna actividad al aire libre.
4 - ¿Cómo se aplica el protector solar? Veinte minutos antes de exponerse al sol, y renovarlo cada dos o tres horas. En caso de que entrar y salir de la pileta o en el mar, lo volvemos a reforzar.
5 – Otra cosa que podemos utilizar son anteojos con filtro UVB que esté certificado, camisas con manga larga, gorros o sombreros de ala ancha.
6 – Controlar lunares o manchas de la piel en forma periódica, con ayuda de un espejo, para ver si logramos detectar algún cambio en el mismo. No olvidar de controlar palmas de manos y plantas de pie, cuero cabelludo, boca y sobre todo el interior del ombligo y las axilas, que muchas veces no revisamos estos sitios y pueden tener alguna alteración.

 En cuanto a las estadísticas existentes en Argentina y en Córdoba, les puedo comentar sobre los datos arrojados en la Campaña de Cáncer de Piel de 2018 organizada por la Sociedad Argentina de Dermatología, en la cual participaron 234 centros y 516 profesionales a nivel de todo el país. Concurrieron 8908 personas, donde se realizaron las fichas correspondientes y fue por demanda espontánea.

Como dato relevante tenemos que la mayoría de las personas que concurrieron fueron mujeres, siendo un 71,8% y un 28,8% fueron hombres; de todos estos pacientes el 46% presentaba un tipo de piel que casi siempre se enrojecía a la exposición solar.

La mayor participación se vió en un grupo que osciló entre las edades de 25 y 64 años, y un promedio de 46 años. En cuanto a la protección frente al sol, el número de personas que lo hacían realmente fue muy bajo: sólo un 23% lo hacía a diario y de manera correcta.

El 38,4% solamente usaba filtros mayores a 30 que son los recomendados, y repetía la aplicación cada dos o tres horas el 44,9% de los pacientes. De todos los encuestados, solamente el 5,6% eran pacientes que ya habían tenido una lesión de cáncer previa a esta consulta.

En Córdoba se examinaron 652 pacientes, de los cuales el 4,8% refirió haber tenido algún tipo de cáncer de piel previo; y 188 casos, que eso corresponde al 26,5%, se diagnosticaron en ese momento lesiones compatibles con un cáncer de piel.
Hay numerosas patologías que sí o sí requieren el uso de protector solar a diario, y de por vida, para evitar precisamente lo que es el cáncer de piel. Como pueden ser las personas albinas, personas que ya han tenido lesiones tumorales o presentan numerosas lesiones precancerosas. Los fototipos de piel 1 o 2 que presentan una mayor incidencia de cáncer de piel.

Creo que en determinadas situaciones, las obras sociales deberían replantearse la cobertura de estas pantallas solares ayudándonos también a los médicos en la prevención de estas patologías, y en la misión de educar a estos pacientes ya que nos va a salir mucho más barato y va a tener menos consecuencia la prevención del cáncer de piel; y no después cuando está manifiesto y se da el tratamiento porque va a depender mucho de la zona en la que se dá esta patología las consecuencias a futuro que pueda presentar este paciente”.


 


Otros artículos